Instituto Rubiano

INSTITUTO RUBIANO

#QuédateEnCasa

#Soporte IdiomáticoIR

Por el Departamento de Español - Vespertino

Estar Anuente.

El profesor Rodolfo de Gracia Reynaldo, secretario de la Academia de la Lengua, afirma, en su libro El español de nuestros días (2010), que muchísimas veces los hablantes emplean expresiones cuyo significado real desconocen, por lo que terminan afirmando aquello que no ha pasado por su mente.

 

En esta situación se encuentra la palabra ‘anuencia’ y más exactamente la expresión ‘Estar anuente’, a la que la gente da el significado erróneo de ‘Estar enterado’ o ‘Estar al tanto o pendiente de algo o de alguien’.

                                              

En realidad, lo que significa es ‘Estar de acuerdo, dar consentimiento, aprobar que eso sea (o es) así’.

Sobre todo en lo que respecta a declaraciones escritas o a situaciones comprometedoras en las que el receptor entiende bien lo que se le dice, contestar ‘Estoy anuente’ como sinónimo de ‘Estoy enterado’ podría causar problemas de interpretación y consecuencias por la semántica.

 

Ejemplos: “No estoy de acuerdo con la declaración, porque me parece comprometedora, pero ellos ya saben que estoy anuente”.

 

“No te preocupes, estaré anuente de que no se les pase el colegial a los niños”.

 

Las oraciones anteriores son incorrectas porque se ha alterado el significado de ‘estar anuente’.

 

Ejemplos correctos son: “Estoy anuente a la aprobación de ese proyecto de ley”.

 

O este otro del académico Pedro Laín Entralgo: “Pues bien: como reacción a tan extrema gravedad, y con el anuente conocimiento de sus jefes…”